miércoles, 1 de agosto de 2018

Pensar “padentro”. (Nunca mejor dicho).



Málaga. Calle Ollerías. Julio de 2018. Dos niñas caminan al lado de su madre.

Madre (a la hija mayor, de unos ocho años): Pero chiquilla, tú esas cosas no las digas, mi arma, eso se piensa “padentro”, pero no se dice en alto, vaya. Hay que ver, que no te entra, ¿eh?

Hija pequeña (de unos seis años) dirigiéndose a su hermana: Pues claro, tú esas cosas las piensas, pero no las dices “pa fuera”, tú las piensas “pa” ti sola y ya está. Hay que pensar “padentro”. Mientras lo dice, se coloca delante de ella  y con las dos manos hace como que mete algo en su cabeza y lo baja hasta la altura de las rodillas.

Tal como suena.


10 comentarios:

  1. Retornas con un profundo pensamiento de lenguaje corporal. "Padentro, Angi"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corporal era, desde luego. Me dejó muy intrigada qué sería aquello que había que pensar 'padentro' . Parece que la hermana mayor era más de " pafuera". Me alegra tu vuelta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me gusta la claridad de tus pensamientos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo no los veo tan claros, Recomenzar. Menudo lío son los pensamientos, van por libre.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Estos días mejor echarlo todo "pafuera" porque "padeentro" ocupa mucho espacio en un lugar muy concurrido.
    Welcome, Angie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí está todo lleno por dentro hay que poner el modo "pafuera" de cuando en cuando. Es como cuando los alumnos estudian para un examen y se lo preparan en tres días. "To padentro" lo colocan, a veces muy mal, dicho sea de paso, y cuando se examinan va " to pafuera" .
      Un abrazo, Dr. Krapp. Se me hace raro verte con la B de Blogger,
      Esta entrada se me está llenando de doctores. De momento llevo el 50% del total de comentarios.

      Eliminar
  4. jajaja es que los andaluces son muy "miraos" mi querida ANGIE ¡¡qué alegría leerte de nuevo preciosa!! .. creo que con tanta Semana Santa, tanto Cristo del gran Poder y tanta pasión fervorosa han interiorizado que exteriorizar lo que se piensa no está bien visto jajaja

    Has dibujado la escena de maravilla! hasta me ha parecido ver a esa pequeñita de 6 años gesticulando ante su hermana exponiéndole bien clarito el panorama familiar ; )


    Un beso grandísimo y gracias por volver ( espero que no te haya pillado en Andalucía esta semana pasada de 45º grados a la sombra ; )


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una alegría verte aparecer, María. La cría era de lo más salada. Yo iba justo detrás, con mi hijo y después comentamos la jugada. Qué salero tenía. No solo era curioso lo que decía sino cómo lo decía.
      No me han pillado los 45 grados por allí pero por Madrid también ha habido los suyos. Espero que estés disfrutando del verano, que sé que a ti también te gusta mucho el sol.

      Escríbenos algo cuando puedas.

      Un beso muy , muy fuerte, María.

      Eliminar
  5. Por eso es tan gratificante la docencia... De los alumnos se aprende mucho más de lo que se les pueda enseñar. Hay que dejarlos participar, claro...

    Muchos besos y bienvenida

    ResponderEliminar
  6. La docencia tiene sus momentos pero los buenos ratos compensan los malos. Siempre se aprende y no siempre se acierta. Me gusta ir a mi aire, meterme en el aula y centrarme en mi trabajo. Se me pasan las horas voladas. A veces me parece que soy un bicho raro.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar